Una cosa es el servicio de adoración a Dios y otra las actividades que se realizan para la edificación de la iglesia. Todo aquello que ocupe el lugar de la Santa Palabra en un servicio de adoración a Dios es una prostitución del púlpito. La predicación del evangelio nunca podrá ser sustituida por el cine cristiano o una pieza teatral de un tema bíblico. La Biblia es el libro vivo!!! Nada como la Palabra de Dios predicada para llegar al corazón del hombre. Por eso entiendo el mandamiento de Dios del “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura” (Marcos 16:15). Con estos principios ya bien fundamentados y claro en nosotros, podemos adentrarnos en este tema.

Los dones espirituales

Todo lo que Dios ha dado a los santos para edificación de la iglesia es algo santo y bueno. La Biblia dice: “Así también vosotros; pues que anheláis dones espirituales, procurad abundar en ellos para edificación de la iglesia” (1Corintios 14:12). Una pieza teatral, interpretando cualquier historia bíblica, por personas que Dios las haya dotado del don histriónico, puede bendecir a la iglesia si lo hace para edificación. Lo que antes fue escrito para nuestra enseñanza fue escrito y son muchas las historias, fábulas, y parábolas que usaron los antiguos, registradas en el Libro Santo, para abrir los ojos a aquellos que estaban en tinieblas. Considero que si Dios puso en el corazón de unos hermanos actuar e invertir dinero para realizar obras y películas que revelen la Verdad, ¿quién soy yo para juzgar sus motivaciones? Como dice la Palabra acerca de juzgar a los otros: “El que come, no menosprecie al que no come, y el que no come, no juzgue al que come; porque Dios le ha recibido. ¿Tú quién eres, que juzgas al criado ajeno? Para su propio señor está en pie, o cae; pero estará firme, porque poderoso es el Señor para hacerle estar firme” (Romanos 14:2-4).

El cine cristiano no es igual al de Hollywood, absolutamente. Pienso que nuestros hermanos están haciendo un gran esfuerzo por mejorar sus producciones y traer temas edificantes y enseñanzas espirituales y de virtud que tanta falta hace en este medio, abarrotado de tanta lascivia, violencia y corrupción moral. Como dijo Santiago:

“… no imites lo malo, sino lo bueno. El que hace lo bueno es de Dios; pero el que hace lo malo, no ha visto a Dios” (3Jo 1:11).

Eso está claro. Cuántos se han convertido viendo películas. Y es que la Palabra de Dios nunca vuelve a Él vacía, sino que hace lo que Él quiere, y prosperará en aquello para lo que Él la envió (Isa 55:11). Dios no nos mandó a tomar en cuenta los resultados, sino el predicar, el ir… Si Pablo hubiese menospreciado a las mujeres en la enseñanza evangelística, e impone los dogmas religiosos de su tiempo y tradiciones judías, Lidia y su casa no se habrían convertido ni bautizado (Hechos 16:14-15). Sin embargo, el apóstol antepuso la encomienda santa al prejuicio y permitió que Dios salvara la vida de aquella mujer que sería una puerta de salvación para muchos en Tiatira (Hechos 16:40). De igual manera, si el Maestro hubiese tomado en cuenta que no se veía bien que estuviera a solas con una mujer, no hubiese salvado a tantos samaritanos a través de su conversación con aquella mujer samaritana en el pozo (Juan 4:9-42).

¡Oh, bendito Señor! Hermanos, Jesús fue un autor cuya escritura, con tinta de su propia sangre, trascendió los tiempos y el universo. Bendecimos a Dios por nuestro gran salvador. Estoy segura que si el cine hubiese existido en los tiempo bíblicos, el Hijo de Dios le hubiera dado un excelente uso, pues si con DOCE hombres llenó la tierra del conocimiento de Dios, qué será con medios tecnológicos y digitales. Ya estuviéramos en el cielo mis hermanos!!!! Pero a Él le plació darnos esa santa encomienda a nosotros, la iglesia, por lo cual debemos de dejar de invalidar las iniciativas de Dios con nuestra tradición o prejuicios (Marcos 7:13).

No vayamos más lejos, sabes que muchos dicen que este medio, por el que tú y yo nos estamos comunicando es el anticristo, porque alegan tiene la marca de la bestia 666. El argumento sugiere que el acrónimo de “world wide web”, corresponde al 666 (WWW), pues ni el alfabeto griego ni el hebreo tienen separados los números de las letras, sino que las letras también son usadas como números, por lo que cada letra tiene un valor numérico. Es así como la V/WW le corresponde el 6. Si partimos de esa premisa, siendo cristianos no deberíamos usar la Internet para no aliarnos ni llevar la marca de la bestia. Pero eso no es verdad, eso es un tipo de interpretación o énfasis que se le ha dado a la cita apocalíptica. ¿Qué hay muchas páginas de sexo en la red cibernética? Sí. ¿Qué el hombre está usando este medio para matar, violar, robar identidad, y un gran etcétera? Sí. Pero eso no es raro, no nos sorprende, el hombre es malo!!! El hombre sin Dios está muerto en delitos y pecados y todo lo que hace va al mal. Pero nosotros, los hijos de Dios, los que estamos vivos en Él, estamos usando la Internet para edificar a la iglesia y llevar el mensaje del evangelio a donde llegue esta red. Lo mismo dijeron en el pasado de la TV, de la Radio, de los discos LP, etc. No cometamos el error de aquellos obreros de Inglaterra, en 1811 en la era industrial, que al confrontar los despidos y crisis financiera culparon a las maquinarias de sus despidos, por lo que ocupando los talleres empezaron a destruir las máquinas hiladoras. Hoy sabemos que el problema no es del instrumento, aquí la gran traba es nuestro corazón.

Cuando Pablo fue a Atenas, y vio todas esas imágenes e ídolos, no tomó la vara y destruyó aquel lugar, en el celo por el mandamiento que dice “no te harás imágenes… ni te inclinarás a ellas…” (Éxodo 20), sino que tomando como ejemplo una de ellas, la de “AL DIOS NO CONOCIDO”, les predicó el evangelio a los atenienses. Ese es lo que yo llamo un hombre espiritual, no un fanático religioso. Indudablemente, todas las cosas son puras para los puros (Tito 1:15). El espiritual todo lo juzga en el Espíritu y las obras malas son manifiestas ante sus ojos.

Por tanto, el asunto verdaderamente importante aquí es: ¿Está usando el ser humano el conocimiento y adelantos científicos para cumplir la gran comisión? Tú y yo sabemos muy bien la respuesta, y es un gran NO. ¡¡Ayyy, el pecado es grave, gravísimo… Por tanto, si tenemos un grupo de hermanos que el Espíritu Santo ha movido a realizar estas películas -digo así porque de nosotros no sale nada bueno, sino que todo don perfecto proviene del Padre de las luces (Santiago 1:17)- y hacen reproducciones de relatos bíblicos e historias inspiradoras para edificar a la iglesia y para que el impío no diga: “Bueno, yo veía esas películas de terror y sexo porque no había otra opción”, no seré yo quien les juzgue o le tire piedras. Hermanos, renunciemos al espíritu de Mical que no adora a Dios, pero se disfraza de “espiritual” para criticar la forma de otros adorarlo (2 Samuel 6:16), porque no son capaces de comprender las emociones y motivaciones que mueven a los hijos de Dios a alabar a su Señor en todas las formas posibles.

Pablo le rogó a Timoteo, encarecidamente, en un momento de su despedida: “Te encarezco (…) que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina” (2Ti 4:1,2). El apóstol no le habló de formas, no le dijo cómo, ni con qué, pero sí le dijo que use todo recurso para predicar la sana doctrina. José en Egipto hablaba como egipcio, vestía como egipcio, y respondía a un nombre egipcio, a tal punto que ni sus hermanos le reconocían, no porque creyeran que estaba muerto, sino porque parecía un egipcio (Génesis 42:8). Sin embargo, José, a pesar que se conducía como un egipcio no se contaminó en Egipto aunque su mujer era una extranjera, sino que mantuvo su fe, sus principios. Así nosotros, estamos en el mundo, pero no somos del mundo ni militamos en la carne, sino que todo lo hacemos en el Espíritu y por el Espíritu.

Finalmente, cada uno de nosotros dará cuenta a Dios de sí mismo (Romanos 14), pero al malo, lo juzgará Dios. Nosotros somos cristianos, y vivimos en el mundo, aunque no somos del mundo, por eso constantemente, en cada situación que enfrentamos, le debemos preguntar al Señor: Dime, ¿cómo Tú lo harías?, ¿cuál debe ser mi posición a este respecto? Y la respuesta es clara: Examínalo todo y retén lo bueno (1Tes 5:21). Por todo lo antes dicho, damos la diestra de compañerismo a aquellos que usan el drama como una opción evangelística, esperando que sea buena para la necesaria edificación.

Por Marítza Mateo-Sención

  1. Miércoles, 19 Abril, 2017

    Bendigo al ministerio y a y a los ministros que Dios usa para la edificación del cuerpo de Cristo.

  2. Lunes, 26 Diciembre, 2016

    Parabolas son parabolas cuando los cristianos usaron el teatro para evangelizar estas usando la espada de pedro para tunbar orejas Hermano su santa palabra nos dise como evanjelizar no inventos de Hombres.

    • Lunes, 27 Marzo, 2017

      Dios te bendiga estimado hermano Juan. Gracias por tu comentario. La Palabra nos insta a predicar a tiempo y fuera de tiempo, a redaguir, reprender y a exhortar con toda paciencia y doctrina (2Ti 4:2). Por eso es importante el uso de los dones y todos los medios posibles, pero como dijo Pedro: “Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios” (1Pe 4:10). Bendiciones !!

  3. Jueves, 27 Agosto, 2015

    BENDIGO AL DIOS SANTO Y TODO PODEROSO DIOS DE ISRAEL GLORIA A DIOS POR ESTE ARTICULO ME HA EDIFICADO Y ME HA EXORTADO EN LO QUE ESTABA ERRANDO COMO HIJO DE DIOS BENDITO SEA EL DIOS DE NUESTRA SALVACION GLORIA A DIOS POR EL MINISTERIO AMANECER DE LA ESPERANZA A CADA SIERVO E INTERSESOR A CADA HERMANO, El Teatro en la Iglesia: Bendición o Perdición BENDICIONES ALELUYA,ALELUYA¡¡¡¡¡

    • Lunes, 27 Marzo, 2017

      Gracias estimado hermano Cristian por tu comentario. Creo que debemos usar todos los medios posibles para dar a conocer las buenas nuevas de salvación, y muchas de esas historias nos sirven de ilustración para predicar el evangelio.

Write a comment:

Deja un comentario

© 2016 El Amanecer de la Esperanza • Todos los derechos reservado
Síguenos: