Estudio Bíblico # 10   Arrepentimiento y Conversión Introducción  Es importante que pongamos en orden los hechos del Espíritu Santo en el interior de los elegidos cuando él viene a llevarlos a Dios.  Primeramente él nos regenera, o sea nos hace nacer de nuevo a la vida espiritual, lo que llamamos nuevo nacimiento.  Cuando un…

Alabar y adorar a Dios no es un compromiso, sino una necesidad de nuestro ser espiritual. Dios no necesita de nuestra alabanza ni adoración, pero sí Él busca que le adoremos en Espíritu y verdad, pues ahí estriba nuestra razón de ser. Dios nos creó para alabanza y gloria de su nombre, y él es…

Redimir es perdonar; es condonar, exonerar, indultar una deuda. El que redime absuelve al deudor. Redime quien tiene la capacidad de entregar todo juicio a Dios. En el Antiguo Testamento no podía haber remisión sin derramamiento de sangre, así Cristo se entregó una vez y para siempre por nuestros pecados. Aunque redimir o perdonar es…

Murmurar es pecar contra Dios. La murmuración es una obra de la carne que se define como susurrar, debatir una cuestión en tono tan bajo que parece un murmullo, quejarse, difamar a alguien. En el lenguaje hebreo uno de sus significados la define como queja e “informe malvado”. Y en griego, el vocablo se usa…

La Biblia es el libro de la vida. En ella está todo lo que tú necesitas saber para vivir una vida con sentido. Con la Palabra puedes disipar todas tus dudas, recibir las respuestas a tus preguntas y encontrar la razón y el propósito de tu vida. No hay necesidad de que andes como un…

Las palabras son espíritu y son vida, especialmente cuando la expresamos con fe. Generalmente, los nuevos creyentes rehúsan en confesar su fe públicamente; y algunos alegan que confesar con su boca no es tan importante como mostrar con sus obras su fe. Y en cierta manera es razonable que las palabras resultan huecas y vacías…

La amargura es uno de los pecados más sutiles, pero más dañinos en la vida de un ser humano. Su sutileza radica en que sus motivos aparentemente son justificables cuando surgen de agresiones físicas, verbales o emocionales. La amargura no tan solo marca las personas físicamente y en su conducta, ya que endurece el rostro…

Aún en la situación más calamitosa o en la condición más patética nuestros corazones deben dar gracias a Dios por todo. No hay una cosa que logre amargarnos más y aumentar nuestro egoísmo e insatisfacción que un desagradecido corazón. En cambio, no existe una manera más eficaz de traer a nuestra vida gozo y paz…

© 2016 El Amanecer de la Esperanza • Todos los derechos reservado
Síguenos: