Las palabras son espíritu y son vida, especialmente cuando la expresamos con fe. Generalmente, los nuevos creyentes rehúsan en confesar su fe públicamente; y algunos alegan que confesar con su boca no es tan importante como mostrar con sus obras su fe. Y en cierta manera es razonable que las palabras resultan huecas y vacías…

© 2017 El Amanecer de la Esperanza • Todos los derechos reservado
Síguenos:           

Send this to a friend