El mundo cristiano celebra el nacimiento del Señor Jesús. Todos sabemos que Él no nació en este tiempo, pero tampoco sabemos la fecha. Creo, personalmente, que Dios, en su soberanía, quiso ocultarnos esa información por algún motivo, el cual Él reservó bajo su sola potestad y conocimiento. Posiblemente lo hizo con el fin que los creyentes celebren su nacimiento el día que Él nació en el hombre nuevo en cada hijo de Dios, para que solo lo que se recuerde y se enfatice sea su nacimiento espiritual en cada creyente y no el cronológico. Siempre he visto bien y hasta beneficioso, para el testimonio de la predicación, que el mundo cristiano celebre y recuerde el nacimiento del Señor (la natividad), sobre todo si lo hacen con el espíritu correcto, sin paganismo ni comercialismo.

 

Me hace pensar, y aún me intriga el hecho que el Señor reveló la fecha de la muerte de su Hijo durante la pascua judía, pero ocultó el día de su nacimiento, y también el de su venida. ¿No tendrá un propósito? Conociendo al Señor, el cual es perfecto en su voluntad y en todos sus caminos, pienso que sí tuvo una intención. ¿Cuál es el motivo de su intrigante silencio? Confieso que no sé. Las cosas secretas pertenecen a Dios, y las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos (Dt. 29:29). Los tres acontecimientos de la vida del Hijo de Dios son relevantes y trascendentales en la revelación del propósito eterno del Padre: su nacimiento, su muerte y su segunda venida. ¿Por qué mantuvo en secreto su nacimiento, y su segunda venida, y sólo reveló la fecha de su muerte? Sabemos que los evangelios dan detalles históricos del tiempo de su nacimiento. Menciona el edicto del emperador César Augusto (Lc. 2:1, 2); y también que fue en tiempo del rey Herodes el Grande (Mt. 2:1). Siglos después, la historia humana fue dividida tomando como punto de referencia su nacimiento (Antes de Cristo, y Después de Cristo). Hoy sabemos que la persona responsable de hacer el cambio de calendario, Dionisio el Exiguo (460/465 – 525/550 DC) se equivocó por 4 a 7 años en sus cálculos al datar la fecha del reinado de Herodes el Grande. Aunque Dios usó a este hombre para establecer que el nacimiento del Señor constituye el antes y después de la historia del hombre, permitió, en Su soberanía, que errara en sus cálculos.

 

Esta conducta del Soberano Rey añade más misterio a la fecha del nacimiento del Redentor. Él decidió revelar el tiempo, pero no el mes o el día de la natividad. El Padre tendrá sus motivos, los cuales desconozco, pero aprendo que el reino de Dios es espiritual, así que el nacimiento del Salvador es un kairos y no un cronos. Y la enseñanza es esta: sin restar importancia al hecho histórico, y sin negar la veracidad de este solemne y glorioso acontecimiento, creo que el Señor desea que la navidad sea recordada por sus implicaciones espirituales y no tanto como una fecha cronológica. Esto logra que el nacimiento de Jesús —la mayor dádiva de Dios a los hijos de los hombres— sea recordada y celebrada cada día de la vida de cada creyente, y no sólo una vez cada año. Cada mañana nuestra oración debe ser: Gracias a Dios por su don inefable. Gracias a Dios por Jesucristo.

 

Jesús nació físicamente en Belén de Judea, en un día desconocido, pero nace espiritualmente en todos los elegidos de Dios cuando estos nacen de nuevo por la obra poderosa del Espíritu Santo. Debido a la tendencia religiosa del hombre de desviarse, y recordar y celebrar las fechas, y no las obras maravillosas del Señor y Su propósito santo en las mismas, los cuales nos conducen adorar con expresivas acciones de gracias, navidad es Cristo nacido en el pesebre de nuestros corazones. Allí siempre guardamos para Él nuestros regalos: mirra, oro e incienso. ¡Feliz Navidad!

 

 

Reflexión que el Señor dio al pastor Juan Radhamés Fernández para sus consiervos de la Tribu de la vida del Reino, en este día 24 de diciembre, 2017.

 

 

  1. 28 diciembre, 2017

    Saludos desde Cochabamba Bolivia, gracias…

  2. 27 diciembre, 2017

    Amén gracias pastor que poderosa reflexión.

  3. 26 diciembre, 2017

    Maravillosa y Excelente reflexion! Un buen conocimiento divino acerca del nacimiento de Nuestro Señor Jesuscristo! Que Dios bendiga a nuestro Pastor Juan Radhame Fernández! Le queremos muchos!

  4. 26 diciembre, 2017

    Excelente reflexión, pastor Fernandez!!

  5. 25 diciembre, 2017

    Excelente reflexion para edificacion nuestra. Gloria al Señor!

  6. 25 diciembre, 2017

    Gracias damos a nuestro Diós por su regalo para nosotros y ese es que el haya hecho nacer a su hijo JESUS en nuestro corazónes. Feliz Navidad!! Pastor. Juan R. Fernandez.

  7. 25 diciembre, 2017

    Gracias a mi Dios por tremenda reflexión a nuestro pastor. Dios lo bendiga siempre.

  8. 25 diciembre, 2017

    Preciosa reflexión!! Shalom.

  9. 25 diciembre, 2017

    Amen! Amén y Amén
    Si Nació en mi corazón
    Los puedo celebrar todos los días de mi vida.
    y en la eternidad, le adoremos por ese regalo de gracia eterna! Y

  10. 25 diciembre, 2017

    Amen, aleluya, Gloria a Dios!

  11. 25 diciembre, 2017

    norma ponce de leon , gracias pastor que dios los bendiga siempre

Write a comment:

Deja un comentario

© 2017 El Amanecer de la Esperanza • Todos los derechos reservado
Síguenos:           

Send this to a friend