Cristo es nuestra pascua, por eso el cristiano está en una fiesta continua. Dios ha querido que en dos ocasiones nosotros recordemos que si estamos disfrutando del cielo y de la vida eterna, es porque causa del sacrificio de Cristo, a través del bautismo y la celebración de la pascua. La salida del pueblo de Israel, no solo representa la liberación de un pueblo, sino el ser redimido para pertenecer a Dios. Dios llevo a su pueblo a Egipto y en su soberanía permitió que fuera esclavo por 450 años, para que fuese una tipología del verdadero Israel espiritual. Ellos como tipo, lo vivieron en lo natural, para que ahora yo, como anti-tipo, pueda entender lo espiritual. Dios se valió de Israel para revelarnos todas las cosas. La ley, el santuario, los ritos y las ceremonias solo estaban representando algo que ahora podemos entender en el Nuevo Testamento, y se caen las escamas de nuestros ojos. Tristemente Israel no pudo entender que Cristo es nuestra Pascua, Cristo es nuestro Éxodo, Cristo es nuestra liberación, Cristo es nuestra salida.
En la pascua comemos el cuerpo de Cristo, y constantemente tenemos que participar de Él, ya que participamos de su justificación, para poder vivir la experiencia de Cristo en el proceso de santificación. La palabra pascua es el vocablo hebreo pecach (peh'-sakh) que proviene del verbo pasaré, lo que significa pasar por alto, pasar sobre, pasar por encima, danzar, brincar, preservar, mostrar misericordia. Podemos decir que la pascua es Dios saltando, pasando por encima, Dios colocándose una venda para no mirar y pasar por alto. Mas, ¿qué hace que Dios pase por alto? La sangre del Cordero inmolado. El Éxodo fue un duelo entre Dios y Faraón por el primogénito, por el linaje, por cuanto éste no quiso dejar ir al primogénito del Señor a celebrarle fiesta en el desierto. Jehová dijo a Faraón: “Israel es mi hijo, mi primogénito. Ya te he dicho que dejes ir a mi hijo, para que me sirva, mas no has querido dejarlo ir; he

CategoryBlog
Write a comment:

You must be logged in to post a comment.

© 2020 El Amanecer de la Esperanza Ministry • Todos los derechos reservados
Síguenos: