¿Estás orando de tal manera que mueves a Dios a responder? Cuando oras, ¿imploras, persistes e insistes con toda súplica en el Espíritu?

En la continuación de este mensaje, vemos que Dios tiene una gran disposición para darnos y responder a nuestras oraciones. Por lo cual, si no recibimos no es porque Dios no quiere dar, sino porque no pedimos bien. Nuestras oraciones muestran el grado de nuestras necesidades, nuestras necesidades, a su vez, son medidas por el nivel de súplica, y nuestro grado de fe mide nuestra persistencia. Entiende que tu nivel de súplica al Señor le revela a Dios cuánto estás necesitado

El grado de unanimidad en todo lo que se hace para Dios es lo que apela su corazón para que Él oiga y conteste. Nunca habrá avivamiento ni plenitud de Dios en la iglesia, si el nivel o grado de ruego y súplica no es proporcionar a lo que se pide o se necesita. En todos los llamados avivamientos que ha vivido la iglesia, ninguno ha comenzado con organización, pero sí con oración. El avivamiento se va a derramar cuando mi corazón lo desee igual que Dios lo desee, cuando mi anhelo sea igual a la voluntad de Dios de dármelo.

Nuestro nivel de ruegos expresa y manifiesta nuestra medida de interés, aprecio y necesidad en relación a lo que pedimos y demandamos a Dios. Nunca más volvamos a decir que Dios se tarda, en lugar de eso pide el nivel que necesitas para ser bendecido con la plenitud del que todo lo llena.

Este mensaje es un llamado a la unanimidad del Cuerpo de Cristo, para alcanzar juntos la medida de persistencia y del grado de súplicas que necesitamos para que Dios mida nuestro interés y nuestro aprecio por lo que nos va a dar y lo envíe rápido, y pronto veamos el rostro de Jesús. Amén

CategoryBlog
Write a comment:

You must be logged in to post a comment.

© 2020 El Amanecer de la Esperanza Ministry • Todos los derechos reservados
Síguenos: