Hemos dedicado una ofrenda al Señor y está humeando y ascendiendo al cielo. Mirémosla en la tipología de lo que es un holocausto, una ofrenda del todo quemada, una ofrenda que asciende al Señor. Y el Señor olfatea el olor de la grosura, el olor de la carne quemada, de la sangre, y ese aroma…

© 2017 El Amanecer de la Esperanza • Todos los derechos reservado
Síguenos:           

Send this to a friend