Para Que Dios se el Todo en Todos

Dios no debe ser uno más en tu vida, Él debe ser el todo.

Introducción

El propósito de Dios, desde los tiempos de los siglos, ha sido ser Él el todo en todos. Empero, no es cosa rara que aquel que contempla el mundo espiritual desde afuera, le resulte un tanto enigmático encontrar la motivación profunda que una persona pueda hallar en hacer de Dios su Todo. Para un creyente, sin embargo, es claro que una obra sobre este asunto, ha de resultar algo fuertemente vivificante, y de eso, precisamente, se trata este libro.

Su santo consejo muestra la urgente necesidad de que la iglesia de Cristo ande en el Espíritu, y sólo Dios, siendo “el todo” en nosotros, podrá mantenernos en ese “camino” sin fluctuar, hasta el día que Él vuelva.

Todo intento para andar en el Espíritu podría ser neutralizado, si Dios no es el todo en nuestras vidas. Entendiendo que en un mundo espiritual, donde las filosofías humanistas han tratado de resarcir la imagen del hombre de su posición de “pecador-perdonado” a la de un “semidiós-transformado”, nos tomamos el riesgo de que muchos principios del reino de Dios, expresados aquí, resulten un tanto chocantes para aquellos que conciben la vida cristiana, solo a través del “evangelio de las promesas terrenales”. Mas, el celo por la Palabra de Dios, le permitió al pastor Fernández expresarse de una manera abierta, clara y directa, mostrando en algunos de sus capítulos, rasgos un tanto inesperados de confrontación, en temas en los cuales los predicadores se han habituado a tratarlos de forma imprecisa, impasible e impersonal.

Sólo advirtiendo la importancia trascendental de lo que significa Dios como el Todo para la vida de un creyente, podrá interpretarse en su verdadera magnitud el esfuerzo que en esta obra despliega su autor. Los que aman la voluntad de Dios y andan en pos del corazón del Padre, leerán estas páginas con profundo deleite y gozosa complacencia.

¡Disponible para todos
los dispositivos móviles!

AppStore    amazon-apps-store-us-blackGoogleplay